Conoce las manchas en la piel por estrés

Actualizado: 24/09/2017

Hoy conoceremos un poco más acerca de las manchas en la piel producidas por el estrés excesivo, una condición que puede afectar a la salud de nuestro cuerpo como un todo.

Pese a que sus síntomas a veces pueden no ser tan evidentes, hay signos que nos muestran cuando sus niveles están por encima de los límites que se consideran aceptables.

El estrés representa una respuesta necesaria de nuestro organismo cuando nos enfrentamos a situaciones que puedan amenazarnos.

Su efecto positivo es que nos mantiene alertas, permitiéndonos una rápida reacción frente a determinados estímulos.

manchas en la piel por estres

No obstante, al ser mantenido intensamente durante mucho tiempo, los efectos negativos sobre nuestro organismo se hacen sentir. 

Como la piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo, por lo general es uno de primeros en manifestar los signos del estrés excesivo y padecer sus consecuencias.

No debemos olvidarnos que, lo que estemos sintiendo en nuestro interior, de alguna manera también será demostrado externamente.

Uno de los efectos más dañinos del estrés es el aumento de la producción de radicales libres, algo que genera desequilibrios hormonales y que afecta negativamente a la circulación de la sangre.

Esto perjudica mucho a la eliminación de las toxinas y ocasiona en definitiva problemas en la piel.

Entre los problemas dermatológicos que ocurren como consecuencia del estrés, los más frecuentes son:

  • manchas de distintos tamaños y colores,
  • erupciones,
  • enrojecimiento,
  • prurito,
  • la agudización de las lesiones producidas por otros trastornos, tales como el acné, la psoriasis, la rosácea, la urticaria, el herpes y la dermatitis seborreica.

Ya existen muchos estudios científicos que corroboran esta relación existente entre el estrés y el estado de la piel.

Algunas situaciones tales como la falta de sueño, el agotamiento físico y mental, las tensiones, la depresión, la tristeza, las preocupaciones y varias otras que afectan negativamente el equilibrio emocional, pueden verse rápidamente reflejadas en nuestra piel, dejándola más desprotegida, sensible y propensa a padecer infecciones, irritaciones y alergias.

A todo esto debemos sumarle que hay factores puntuales, como algunas enfermedades, la mala nutrición o el hábito de fumar, que por lo general actúan como agravantes de los males que el estrés puede causarle a nuestra piel, como los que mencioné anteriormente.

No debemos olvidar que las células de la piel constantemente se renuevan, reparan y reproducen. Cuando existen factores contraproducentes como el estrés, todo este proceso puede desequilibrarse.

Durante situaciones estresantes, las glándulas suprarrenales son estimuladas a producir adrenalina y cortisol, las llamadas “hormonas del estrés”.

El cortisol es el responsable en proveer toda la energía posible al organismo en una situación emergencial, disminuyendo la actividad de otras funciones orgánicas.

La adrenalina aumenta el ritmo cardíaco y la respiración, estrechando los vasos sanguíneos y aumentando la velocidad de la circulación de la sangre, pero disminuyéndola en regiones poco necesarias en esos momentos, como la piel, por ejemplo, para aumentarla en los músculos.

Cómo eliminar las manchas en la piel por estrés

Lo primero que se debe hacer es comprobar si es el estrés que está provocando el problema; sólo un médico conversando contigo y examinándote podrá decirte esto con total seguridad.

Luego de haber confirmado que es esa la causa de tus manchas, debes comprender que las mismas sólo serán solucionadas completamente cuando logres manejar de forma adecuada las situaciones estresantes, para que no perjudiquen tu salud.

O sea, el estrés es parte de nuestra vida y no puede (ni debe) ser eliminado por completo, pero es posible y necesario controlar sus niveles.

Hay algunos medicamentos que pueden ayudarte (ansiolíticos, tranquilizantes o antidepresivos), sin embargo es mucho más efectivo realizar cambios saludables en el estilo de vida.

Los ejercicios (sobre todo los realizados al aire libre), el yoga, los masajes y la meditación pueden ayudarte bastante.

Para compensar los efectos negativos de los radicales libres y recuperar más rápidamente el aspecto normal de tu piel, es recomendable que incluyas alimentos con antioxidantes (como las vitaminas A, C y E, y los minerales selenio, zinc, cobre y manganeso) en tu dieta diaria, o que tomes suplementos que los contengan.

Bien, hemos llegado al final de otro artículo y deseo que te hayan gustado estas informaciones sobre las manchas en la piel por estrés y qué hacer para eliminarlas.

Si lo deseas, déjame tus comentarios al final de la página.

También te recomiendo que veas:

> El método natural que me ayudó a quitarme las manchas.

¿Te gustó este artículo? Ayúdame a divulgarlo, ¡gracias!
2 Comentarios

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *